La industria cultural española examina su futuro digital

ELPAÍS.com

TEREIXA CONSTENLA

14/06/2010

El Ministerio de Cultura organiza en Madrid un foro para debatir sobre piratería y contenidos ‘online’

“Estamos pasando del óleo al software. ¿Cómo se enfrentaría hoy Goya a las guerras del siglo XXI o Buñuel a la crisis económica? Yo creo que dirían lo mismo con otras herramientas”. Ángeles González-Sinde, ministra de Cultura, abrió con una pregunta y una respuesta la jornada sobre Retos de la industria española de contenidos digitales, organizada por su departamento en Madrid. Antes de despedirse dejó un vaticinio (”El futuro de nuestra cultura está directamente relacionado con los contenidos digitales”) y un mensaje de ánimo (”Hace falta imaginación, esfuerzo y empuje”). ¿Y qué dijeron los responsables de los contenidos digitales? Vayamos por partes.

Libro electrónico. Nadie quiere que la industria editorial española, la cuarta del mundo, pierda peso en este tránsito hacia lo digital. Los editores, además, no desean que se pierda la tradicional cadena del libro (que incluye a autores, editores, distribuidores y libreros) cuando el electrónico sea un objeto de consumo masivo. Los autores reclaman que se respete la propiedad intelectual.

Ante la piratería, Ángel María Herrera, fundador y director de la empresa de autoedición Bubok, propone medidas pedagógicas: “Hay que educar a nuestros hijos para que vean que piratear está mal, pero que los editores dediquen tiempo a perseguir páginas piratas en lugar de pensar en contenidos nativos digitales es una pérdida de tiempo”. Según los editores, en 2009 se dejaron de ganar 150 millones de euros por la piratería en este sector. “¿Cuánto de esos se habrían facturado si tuvieran Libranda [plataforma de distribución digital creada recientemente por siete editoriales] el año pasado?”, interpeló el fundador de Bubok.

Las armas contra las copias ilegales de la editorial Planeta se sintetizan así: pedagogía, suficiente oferta de contenidos digitales legales y marco jurídico razonable. Las expuso Jesús Badenes, director general de la División Editorial Librerías del grupo. Dijo además: “El futuro del libro es binario: papel y digital. Y habrá un efecto sustitutivo, pero también se incrementará el número de lectores”.

Obviamente también quieren que el libro electrónico tenga el IVA reducido (4%) del que se beneficia el papel. “Es impensable y un error que haya distintos IVA dependiendo del soporte”, indicó José Manuel Cerezo, director de Estrategia de Prisacom.

Películas en Internet. Rafael Sánchez es el director de Filmotech, una plataforma que ofrece visionado de películas (1,39 euros) y que se creó en 2007. “Hacemos todo lo posible para que los contenidos estén y sean de fácil acceso, pero es difícil competir si en algún sitio tienen la película gratis con un clic”, lamentó. “Necesitamos un modelo de negocio en el que también los productores y creadores reciban un porcentaje de la tarta y no solo lo hagan las telefónicas o los buscadores”, agregó.

Y desde el principal buscador, Google, respondieron. “Nunca la gente ha leído más ni se ha visto tanto contenido audiovisual. Esta parte positiva duele a muchos porque hay una pérdida del control. Ya no lo tienen los editores y productores de contenidos, el poder lo tenemos cada uno de nosotros en Internet”, dijo Luis Collado, responsable para España y Portugal de Google Libros.

Collado animó a los sectores culturales a poner en marcha “experiencias agradables y fáciles” para incentivar el comercio electrónico. “Los piratas están porque no hay una oferta de contenidos fácil y atractiva. La piratería siempre ha existido, pero solo se piratea lo que tiene éxito”, aseveró. “Se combate con un marco jurídico y fundamentalmente con educación”, concluyó.

Carlos Guervós, subdirector general de Propiedad Intelectual del Ministerio de Cultura, recordó las recomendaciones hechas al Gobierno por la comisión interministerial para combatir la piratería. Además de las actuaciones educativas y el apoyo a la oferta digital legal, se propuso un nuevo marco jurídico para combatirla. “Es imprescindible que se respeten las reglas del juego y los derechos de la propiedad intelectual”, dijo Guervós. El proyecto de Ley de Economía Sostenible , en su disposición adicional segunda, contempla un procedimiento mixto administrativo-judicial que actuará contra las páginas que vulneren con ánimo de lucro los derechos de propiedad intelectual. “Es un sistema que respeta el principio de contradicción (el supuesto infractor puede defenderse), la supervisión judicial (sólo se cerrarán si un juez lo autoriza) y no actúa contra el usuario”, explicó.

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja un comentario