Semana Santa y Declaración de la Renta

En: Comunicación Empresarial| Comunicación Política

1 May 2011

El ruido y la información, según Eric Berne

Eric Berne, el creador del Análisis Transaccional, escribió ocho artículos sobre la intuición porque pensaba que ésta es la respuesta latente a una comunicación. Por eso, sin intuición no puede existir una comunicación completa. Al ocuparse de ésta, Berne decía que, cuando las personas se relacionan, puede revelar más ruido, es decir, lo que la persona transmite sin desearlo, que la información, lo que quiere transmitir conscientemente. Dicho de otro modo, las comunicaciones latentes son, en muchos casos, más interesantes e importantes que las comunicaciones patentes.

«Un hombre que estaba cortejando a una viuda intentó ganarse su favor prodigando atenciones a sus hijos y a su perro. Él decía frecuentemente, con aparente sinceridad : «Me encantan los niños y los perros». La respuesta manifiesta de la viuda era pensar, hablar y actuar con propósito consciente, como si tomara su comunicación manifiesta por su significado aparente. Pero junto con esto último ella recibía una impresión que no era todavía un respuesta manifiesta. Se daba cuenta de que su voz tenía un tono peculiar cuando él declaraba que le gustaban los niños y los perros. Este tono era «ruido» en varios de los sentidos de la palabra. No era intencionado, no comunicaba ninguna información acerca del amor del hombre (en ese momento), era una vibración de la «máquina» que hacía sus palabras menos claras y era perturbador. En una ocasión ella le observó (sin que él se diera cuenta) cuando él regañaba a un niño, y en otra ocasión, le vio dar una patada a un perro. En cada una de estas ocasiones tuvo lugar un hecho interesante: un montón de «ruidos» de cuyo valor e importancia la viuda no era consciente previamente y en los cuales ella nunca había tenido la intención de fijarse, estaban de repente integrados de tal forma que su atención se dirigió a ellos y éstos se hicieron informativos : «Él estaba mintiendo todo el tiempo cuando decía que amaba a los niños y a los perros». La comunicación manifiesta del pretendiente había llevado consigo ciertas comunicaciones latentes. Éstas activaron en la viuda un fondo de respuestas latentes inadvertidas que la llevaron a un sentimiento de incomodidad. Cuando la insinceridad de él quedó manifiesta, ella se dio cuenta de las respuestas latentes acumuladas». (Berne, E. (2010) La intuición y el Análisis Transaccional. Sevilla, Editorial Jeder, P. 80).

Berne descubría aspectos insospechados en los mitos, cuentos de hadas y relatos históricos. Llamó «pequeño profesor» y «marciano» a quien sabía descubrir las comunicaciones latentes.

Las procesiones de Semana Santa: meteorología y economía

Durante los días de semana Santa, los medios de comunicación se han ocupado del tiempo meteorológico, que ha impedido la salida de muchos pasos con la imagen sagrada correspondiente. También salían cofrades de ambos sexos, llorando porque habían estado preparando esa procesión durante meses y, al final, se habían quedado dentro de los templos, sin poder salir.  A la vez, los medios de comunicación han repetido la gran ocupación hotelera durante la Semana Santa. En Sevilla, hasta un 98%, si no oí mal por televisión.

Es decir, que el patrimonio artístico y las ceremonias de la Iglesia Católica no son una cuestión de la preferencia que un sector de la población tiene por el culto católico. Se trata de que patrimonio y ceremonias desbordan el plano individual y aun de grupo para irradiar los beneficios económicos sobre toda una ciudad. Y no sólo en Semana Santa. Hay muchas ciudades en las que muchos puestos de trabajo dependen no de la Iglesia Católica sino de lo que muchos negocios ingresan por el turismo que la Iglesia Católica atrae. Ahora bien, esto cambia enteramente el panorama.

Los tres ejes que nos pueden ayudar a unir aspectos que parecen desconectados

Aunque ya me he ocupado de este asunto a propósito de los documentales que con el título Claves del Románico, de José María González Pérez, Peridis, emitió la 2 de TVE durante el pasado mes de Agosto, vuelvo sobre este asunto.

En las dos entradas anteriores, me he ocupado de la edición 16ª de Encuentros de Filosofía, de la Fundación Gustavo Bueno. Ya he escrito varias veces en este Blog sobre este gran filósofo español. Él denomina a su filosofía Materialismo Filosófico, que contiene teorías sobre prácticamente todas las ramas de la filosofía. Más en concreto, y cuando expone su filosofía sobre la política, Bueno desarrolla su Teoría del Campo Antropológico

Para captar qué es una sociedad- en este caso concreto, la sociedad que celebra la Semana Santa-, concebimos que está inmersa en un «espacio antropológico». Bueno piensa que es un mundo tridimensional, según tres dimensiones esenciales: un eje circular, un eje radial y un eje angular. En la realidad, no podemos disociar unas de otras estas dimensiones. Es lo mismo que ocurre con un cuerpo real: no podemos disociar la longitud de la la latitud o de la altura o recíprocamente. Pero esto no excluye la posibilidad de reconocer una disociación esencial.

El eje circular abarcaría todas las personas, grupos y organizaciones que convergen en determinadas capitales y participan en ceremonias llamadas procesiones. Si las cuatro estrategias de la comunicación política son Reserva o Secreto, Publicación, Puesta en Escena y Publicidad, las procesiones forman parte de la puesta en escena con que la iglesia hace visible las verdades religiosas.

Desde la perspectiva del eje angular, una sociedad humana se nos presenta como envuelta por otros sujetos (númenes o, también, inicialmente, otros hombres que no pertenecen al conjunto de referencia ). En este caso, las relaciones con Dios. Tan importantes han sido en política estas relaciones que, según el historiador Américo Castro, la creencia en Santiago contribuyó decisivamente a la formación de Espa a como nación.

Finalmente, desde la perspectiva del eje radial, la sociedad humana se nos presenta inserta en un entorno «natural» -bosques, tierras, ríos…- constituido por materiales utilizables (alimentos, vegetales, recipientes, etc, etc.). y que han de poder ser transformados en objetivos de operaciones de producción. Aquí es donde entran todos los edificios religiosos, las obras de arte que contienen, los museos y un larga lista. Parece que este eje radial es el que más atrae a los turistas y el que hace mantener en pie a muchos bares, restaurantes, hoteles, agencias de viajes, aviones, trenes, taxis…

Anticlericalismo y Declaración de la Renta

Si lo que acabo de exponer se ajusta a los hechos, inmediatamente surge la pregunta de si los que más se benefician materialmente de los bienes de la Iglesia contribuyen al mantenimiento de los edificios religiosos y obras de arte que atraen a los visitantes que mantienen los negocios de aquéllos. Y he de decir que tengo muchas, muchísimas dudas. No puedo confirmarlas, porque sólo habría un medio de saberlo: conocer si quienes viven del turismo trazan la cruz en favor del sostenimiento de la Iglesia Católica cuando hacen su declaración de la Renta.

Y aquí es donde vuelvo a distinguir entre ruido e información. Si alguien que vive del turismo directa o indirectamente ligado al patrimonio de la Iglesia Católica, no traza esa cruz, está tirando piedras sobre su propio tejado. No está cuidando bien de su eje radial, su trato con las cosas. Él puede ser ateo, pero nunca anticlerical. Es decir, puede no creer en Dios, puede tener obturado el eje angular, pero no debe cerrar los ojos ante los beneficios que obtiene de una fe que no practica. Y por supuesto, hará muy bien en respetar las ceremonias del eje circular, las procesiones, puesto que se beneficia de ellas. De esta manera, demostrará que sabe qué es la comunicación empresarial.

Quiero terminar esta entrada de la misma manera que acabé mi entrada sobre los excelentes documentales de Peridis.

 «Las claves del Románico es el mejor antídoto contra el anticlericalismo trasnochado, que sigue vigente no sólo en muchos sectores de la sociedad, sino en muchos políticos. Es posible ser un ateo inteligente y darse cuenta de la gran importancia económica del arte religioso para vitalizar las ciudades, villas y pueblos. ¿Quién llena los hoteles y restaurantes de muchos lugares sino el gran atractor que representa el arte religioso? Quien tiene un negocio que se sostiene gracias al arte religioso y, sin embargo, es anticlerical y niega que la Iglesia reciba ayuda para reconstruir sus monumentos, es un tipo ridículo, absurdo, risible, un personaje de comedia y de farsa. Gustavo Bueno es ateo y, sin embargo, se da cuenta de la gran importancia del eje angular en las sociedades. Desconozco si Peridis también lo es, pero sus documentales sobre el Románico demuestran que tiene una visión muy completa del mundo. Lo más paradójico es que la jerarquía eclesiástica espa ola dé tan poca importancia a la comunicación política de sus tres ejes. Es la gran asignatura que no sólo no ha aprobado sino que ni siquiera ha cursado, dado el nulo empe o de la Conferencia Episcopal por promover la oratoria. Sólo esfuerzos individuales, como el de Juan José Beltrán, responsable de la campa a de la X a favor de la Iglesia Católica en la Declaración de la Renta, han demostrado la efectividad de la comunicación política cuando algunos eclesiásticos saben cómo actuar».

Máster Comunicación EmpresarialMáster Comunicación Política

Enviar Comentarios

Acerca de este Blog

Felicísimo Valbuena de la Fuente es Licenciado y Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid. Actualmente es Catedrático en la Facultad de Ciencias de la Información.

Para saber más acerca de Felicísimo, te invitamos a visitar la sección Currículum Vitae